Caso del Día De La Corte de Apelaciones de Dallas - El Imperio Contrataca

Por Robert Guest

La selección de un jurado es un arte y una ciencia, en parte del Dr. Phil, en parte del Dr. Freud con un poco de ley en buena medida. Es un área que no se enseña en la escuela de leyes, sin embargo, ningún abogado puede llevar un caso sin saber cómo seleccionar a un jurado.

Lo que se les enseña a los estudiantes de leyes es Batson vs. Kentucky. Batson pretendía poner fin a la práctica de seleccionar a los miembros del jurado por motivos de raza u origen étnico. Esta norma fue posteriormente desechada por la excepción, pero por un momento brillante, el derecho a formar parte de un jurado, independientemente de su raza estaba protegido por el desafío Batson.

¿Qué es el Desafío Batson?

Ya sea el Estado o el Acusado pueden sacar un DB sí parece que los miembros del jurado fueron elegidos por su raza u origen étnico. Entonces la otra parte debe tener una explicación neutral para cada desafío.

Esto nos lleva al caso del día. No. 05-08-00146-CR, Greer vs. Estado. Bueno, primero déjeme ofrecerle una explicación neutral del título del post. Es del Registro de Enemigo Público de 1991, continuemos.

Greer vs. Estado

Greer fue enjuiciado por poseer cocaína (la verdadera, no la que viene en una bebida energética prohibida), fue declarado culpable y sentenciado a cuarenta años. Greer apeló su condena alegando un error Batson.

El Estado y el Acusado tenían cada uno tenía 6 recusaciones sin causa para anular la selección del jurado. El Estado utilizó sus 6 recusaciones de miembros del jurado afroamericanos. (La palabra correcta es veniremembers. Siempre los llamo jurados, a pesar de que técnicamente no son miembros del jurado hasta que se sientan en el jurado).

El abogado de Greer objetó y sacó un Desafío Batson, el tribunal revocó su objeción. ¿Qué dice la ley? De la decisión

Batson involucra un análisis de tres pasos. El oponente de la recusación perentoria tiene la carga inicial de hacer un caso de presunta discriminación racial. Watkins v. Estado, 245 S.W.3d 444, 447 (Tex. Crim. App.), cert. denied, 129 S. Ct. 92 (2008). Si lo logra, la carga de la producción cambia al proponente de la recusación para declarar una razón racialmente neutral para la recusación. Id. Si se da una explicación racialmente neutral, el tribunal debe decidir, como una cuestión de hecho, de si el oponente de la recusación ha probado por medio de una preponderancia de la evidencia que la recusación fue pretexto para una discriminación racial. Id. Nos saltamos el primer paso del análisis si el tribunal procede inmediatamente al segundo paso al preguntar las razones racialmente neutrales de la parte que está recusando. Id.

Hasta recientemente las cortes habían tenido una alta tolerancia para las justificaciones “racialmente neutrales” más absurdas (longitud del cabello, etc.). Aquí está lo que recuerdo de la Ley Con y la escuela de fiscales; el Estado sobrevivirá a un desafío Batson si el fiscal puede citar cualquier razón para seleccionar a un miembro del jurado aparte de “es negro”. Cualquier cosa, sin importar lo más absurdo que fuera, era suficiente. Batson era efectivamente impotente, el Wade Phillips de protecciones constitucionales.

Afortunadamente, SCOTUS corrigió este error en el 2008 en el caso Snyder vs. Louisiana, diciendo que ya no iban a aceptar justificaciones tontas hechas por el Estado.

Regresando al caso Greer. In este caso el Estado usó sus 6 recusaciones en contra de los miembros del jurado Afroamericanos. ¿Cuáles fueron sus razones racialmente neutrales?

Tengo que admitir que estas razones son mejores que la longitud del cabello. Sin embargo, el abogado defensor hizo un muy buen trabajo al destacar que cada razón que dieron no se aplicaba similarmente a un miembro del jurado de raza blanca. Veamos este juego de ajedrez en acción.

Del dictamen - El Estado afirmó que recusó al miembro del jurado No. 2, una afro-americana, porque ella tenía familiares que habían pasado por el sistema de justicia penal y por sus propias malas experiencias con oficiales de policía en el pasado. El Estado también se basó en el hecho de que el miembro del jurado No. 2 opinó que la rehabilitación de los condenados es el objetivo más importante del “castigo de justicia penal”. Greer argumentaba que estas razones eran un pretexto, mostrado por un análisis comparativo de miembros del jurado. Consideraremos cada una de las razones del Estado.

En primer lugar, el Estado explicó que recusó al Jurado No. 2 (y al Jurado No. 31) porque “cada uno de estos jurados tenía una historia en su familia de alguien que había pasado por el Sistema de justicia penal ya sea en la cárcel o en libertad condicional o había sido llevado a la penitenciaria.” Esta explicación fue factualmente correcta; en su cuestionario para los jurados, el Jurado No. 2 escribió que su cuñado pasó tiempo en la cárcel por robo y que su esposo había estado en libertad condicional por robo. Pero tal como Greer destaca, el Estado no recusó a otros miembros del jurado que no eran afroamericanos que también tenían esta característica. Nos enfocaremos en particular en el Jurado No. 7, una mujer blanca que sirvió en el Jurado. El Jurado No. 7 escribió en su cuestionario que su hijastra pasó tiempo en la cárcel por poseer una sustancia controlada. Aun así, a pesar de la similitud con el Jurado No. 2, el Estado no recusó al Jurado No. 7.

Eso es algo de abogacía de lujo. Felicitaciones. El Estado tuvo una razón para cada recusación, pero cuando se aplica la misma lógica a un miembro del jurado blanco, sus razones se vinieron abajo. El tribunal de Dallas señala que el análisis comparativo de los miembros del jurado es la nueva norma para los casos Batson.

Los precedentes más recientes de la Suprema Corte de los Estados Unidos ponen un gran énfasis en las comparaciones de los miembros del jurado. En Miller-El, la Corte se basó en ese trato desigual. 545 U.S. at 248 (“El hecho que la razón del [Estado] también se aplicara a los otros miembros del panel, la mayoría de ellos blancos, ninguno recusado, es evidencia de un pretexto.”)

¿Se aplicará esto a la Corte de Apelaciones Penales? Parece demasiado avanzado para PDR y mis instintos le temen a una reversión COCA. De cualquier manera, es bueno ver que la corte de apelaciones de Dallas protege el derecho de todos los miembros del jurado para poder servir en uno.

Publicado en: Apelaciones Penales y Justicia Penal de Dallas

Contact Us
Contact Us