Caso del Día de la Corte de Apelaciones Penales - Bartlett vs. Estado

Por Robert Guest - 22 De Diciembre, 2008

Me quito el sombrero para el sitio web TDCAA por destacar este dictamen reciente COCA DWI. En una excelente decisión, la Corte de Apelaciones Penales en realidad sostuvo los derechos de un acusado de DWI. Increíble.

Caso-Roy Bob Bartlett vs. El Estado de Texas

Hechos - Roy Bob fue acusado de DWI. Roy Bob se rehusó a una prueba de aliento. El Estado quería que la acusación del jurado incluyera que el rehusarse a una prueba de aliento era evidencia de culpabilidad. La acusación del jurado se inclinó hacia el rechazo y sobre lo que el jurado pensaba acerca del tema.

Problema 1 - A los jueces no se les permite comentar sobre la evidencia. Los jurados deciden cuáles son los hechos. No puede decirle al jurado cuales son los hechos, ni se les puede decir cuáles hechos son importantes, en la acusación del jurado.

Problema 2 - El enjuiciamiento en este caso estaba completamente equivocado. La ley no crea la suposición de que una negativa de prueba de aliento es prueba de culpabilidad. Eso puede ser lo que la mayoría de los fiscales y policías piensan, pero no es la ley de Texas.

¿Qué dice la ley? El Código de Transporte en su sección 724.061 permite que la evidencia de la negativa sea introducida en un juicio DWI. No dice lo que significa la negativa.

Dictamen - El caso se regresa para una “valoración de los daños”. Traducción: si esta acusación del jurado era ilegal, pero a lo mejor aún podemos salvar esta condena al llamar al dicho error “inofensivo”.

Del dictamen - La sección 724.061 del Código de Transporte no establece una suposición legalmente reconocida de conciencia de culpabilidad que le sigue a la negativa. No estamos conscientes de que haya algún otro estatuto que expresamente autorice al jurado suponer la conciencia de culpa de la negativa a una prueba de aliento. En la ausencia de esa suposición, es inapropiado para el tribunal instruir al jurado con respecto a inferencias que pueden o no ser extraídas de los hechos de evidencia. Debido a que una suposición de conciencia culpable de la negativa a someterse a una prueba de aliento “no es una herramienta legal explicita para el jurado” (2) Fue un error de la corte instruir al jurado al respecto de inferencias disponibles que podrían derivarse de esa evidencia.

Finalmente, la admisión de la negativa del apelante a tomar la prueba de aliento no dependía de ningún otro hecho, con el cual el jurado se encarga por ley de decidir. De hecho, la ley normalmente asigna al juez, no al jurado, el papel de determinar la admisibilidad de la evidencia. (23) En ausencia de una disposición legal expresa que no asigne algún papel al jurado en la determinación de qué evidencias pueden considerarse, tales como el artículo 38.22, Sección 6, o (a) el Artículo 38.23 del Código de Procedimiento Penal, (24) para simplemente instruir al jurado que cierta evidencia que puede ser considerada no tiene el propósito legítimo y llama la atención innecesaria a esa evidencia en particular y la derogación de todas las otras evidencias en el caso. A primera vista, la Sección 724.061 del Código de Transporte no involucra al jurado en la decisión de si la evidencia de la negativa a tomar una prueba de aliento puede ser admitida para su consideración, y no le incumbía a la corte de primera instancia en este caso el dar una instrucción al jurado al respecto.

Publicado en: Apelaciones Penales y Abogado Defensor de DWI

Contact Us
Contact Us